Aspectos fundamentales de la danza clásica
La tradición de la danza clásica de India abarca siete estilos de danza, cuatro de ellos, se originan en el Sur, por ejemplo, Bharata Natyam, Kuchipudi, Mohini Attam y Kathakali, y los otros tres que se originan en el Norte son, Manipuri, Kathak y Odissi. Aunque cada estilo tiene su propio sello y características que los distinguen, todos ellos poseen dos aspectos fundamentales que son, Nritta y Nritya. Nritta: es la danza púramente técnica compuesta de estilizados movimientos y poses, en la que no se expresan sentimientos ni emociones. Es conocida también como “danza pura o abstracta” la cual describe la belleza de los movimientos y combinaciones de pasos, utilizando los gestos realizados con las manos sólo en forma decorativa. Aunque carece de significado alguno, sirve para sumar gracia y expresar la alegría provocada por el ritmo. Nritya: es la unión de la técnica y la expresión, es la “danza interpretativa”, que sugiere en cada movimiento y gesto, un significado, una emoción, o un acontecimiento. Dos versos extraídos del Abhinaya Darpana explican esto con claridad: “La bailarina debe cantar, expresando por medio de gestos de las manos el significado del canto, mostrar en sus ojos estados emocionales y al mismo tiempo danzar marcando con los pies el ritmo de la música.


Hacia donde van las manos deben ir los ojos, hacia donde se dirigen los ojos la mente debe seguirlos, donde está la mente nacen las emociones, y donde están las emociones surge el placer estético”.
Estos versos o “slokas” muestran la originalidad de la tradición de la danza clásica comparada con otras formas de arte. Este es el único sistema de arte que explota al máximo el cuerpo, la mente y los sentimientos, y que, paralelamente, produce una absoluta coordinación entre todos los sentidos. Sin esta“absoluta coordinación” no es posible transmitir el propósito de la danza hacia los espectadores.

Existe un tercer aspecto fundamental llamado Natya, y lo encontramos principalmente en el Kathakali, Kuchipudi, Bharata Natyam y Manipuri. Natya es la representación dramática de historias tomadas de la Mitología. La palabra Natya viene de la raíz sánscrita “Nat” que representa conjuntamente al drama y a la danza. En la cultura de la antigua India, la danza era parte del drama. Los actores, aparte de interpretar sus roles a través de los diáolgos, lo hacían también, cantando y bailando. Eran producciones grupales, en las cuales cada rol era interpretado por diferentes actores de acuerdo a las pautas de la historia a representar. En la actualidad, es más común ver este tipo de representaciones realizadas solamente por una bailarina, quien interpreta a su vez, los diferentes roles a medida que va narrando la historia.
Todos los aspectos del arte están contemplados en Natya, ya que hay música para los músicos, danza para los amantes de la danza, drama para los actores, hermosas líneas y pintorescas poses para los pintores y escultores, y poesía para los poetas.


Bharata Natyam

Bharata Natyam es una danza clásica originaria de Tamil Nadu, al Sur de India, y se caracteriza por su sofisticación, sutileza, elegancia y vigor. Los orígenes del Bharata Natyam se desarrollaron a través de los siglos en los templos del Sur de India, donde éste formaba parte del ritual diario. Los repertorios y formas de representación han padecido cambios a lo largo de su historia, pero su íntima relación con la religión y mitología hinduista ha sido preservada. El nombre Bharata Natyam es en realidad, un  término general para todas las danzas de India, que luego comenzó a usarse para denominar la danza de las devadasis de los templos del sur, estilo conocido anteriormente como Sadir, Chinnamelam o Dasiattam. Bharata Natyam significa la danza de Bharata, el autor del Natya Shastra. La palabra Bharata está compuesta por las sílabas “bha”, por bhava (emociones), “ra”, por raga (melodía) y “ta”, por tala (ritmo), de modo que el nombre del rishi Bharata simboliza tres elementos básicos del baile clásico. Este estilo también se caracteriza por su posición básica que se llama araimandi (demi-plié), por su complejidad rítmica de trabajo de pies y delicada expresión facial. Visualmente, es un estilo de danza dinámico y preciso, que muestra además la pureza de las líneas. La técnica del Bharata Natyam posee reglas bien definidas, y esto se evidencia claramente en la construcción de los “adavus” o pasos de baile, en los que se combinan movimientos de pies, piernas y brazos, con posiciones del torso y la cabeza, y ciertos gestos realizados con las manos. Cada grupo de adavus se ejecuta acompañado de una determinada combinación de sílabas rítmicas o “solukattus” que lo caracteriza, y distingue a unos de otros, como por ejemplo, “Tei yum tat ta, tei yum tam…”. Como éstas, hay muchas combinaciones diferentes, las cuales son cantadas por el maestro durante la clase, quien a su vez, marca el ritmo con el Tattukali, que es un simple instrumento de percusión compuesto por un sólido trozo de madera y un palito.

Para lograr una adecuada postura en el Bharata Natyam, hay que tener en cuenta la posición de la “espina dorsal” y sus anexos, el cuello, la espalda, los hombros y el vientre, repercutiendo en la tonalidad muscular la cual determina la “actitud” y “presencia” de la bailarina.
A partir de la línea formada por la perfecta vertical de la espina dorsal, los hombros y el cuello son utilizados como elemento dinámco que disciplina y canaliza el temperamento de la bailarina.
El Bharata Natyam contiene las cualidades de la geometría y la arquitectura. La línea, el ángulo, la proporción, la simetría, todo juega un rol decisivo en la construcción de un edificio, al igual que la búsqueda de la simetría y la pureza de las líneas en la construcción de los adavus.
                
“Las formas del templo afirman la conexión con los cielos”. Este concepto define a la “Arquitectura Sagrada” de la antigua India en relación a la construcción de los templos, para la cual utilizaban planos y elevaciones que estaban regulados por un estricto sistema de números que creó una “Geometría Sagrada”, la cual confirmaba la base matemática del universo y proporcionaba un medio de unir la arquitectura con los cielos. Del mismo modo, el sistema de adavus del Bharata Natyam ha sido construído en base a una “Geometría Sagrada”, que puede considerarse, como el “génesis de todas las formas”. Así como la arquitectura sagrada sostiene que “solamente un templo medido correctamente puede servir como un lugar adecuado para los dioses en la tierra”, la perfecta ejecución de las posturas y pasos en en forma clara y estética a través de un intenso entrenamiento de los adavus, permite la unificación del cuerpo y la mente, la “expresión de profundas emociones”(Sattvika Abhinaya) y finalmente la conexión con los cielos donde reina el “Supremo Arquitecto” de este diversificado universo.

El repertorio de Bharata Natyam como es transmitido hoy en día en la mayoría de las escuelas de India, fue estructurado y codificado a comienzos del siglo XIX durante el reinado del maharaja Sarfoji II, por lo hermanos Chinnaya, Ponnaya, Shivananda y Vadivelu quienes fueron notables músicos, poetas y maestros de Bharata Natyam, conocidos como el cuarteto de Tanjore.


En la actualidad, Chennai (antes Madras), capital de Tamil Nadu, es el centro más importante de enseñanza del Bharata Natyam, y allí también se encuentra Kalakshetra, el instituto más reconocido internacionalmente para la enseñanza de este estilo, fundado por Srimati Rukmini Devi en el año 1936, quien a su vez fue alentada a investigar y aprender las danzas de su propia cultura por la primera bailarina rusa Anna Pavlova de quien Rukmini recibía sus lecciones de ballet.

 
 

1.Anna Pavlova y Uday Shankar en “Radha Krishna”-
2.Rukmini Devi
 
 
Kuchipudi
Es un estilo de danza clásica originaria de Andhra Pradesh, uno de los estados pertenecientes al Sur de India. Este estilo se desarrolló en una aldea que lleva el mismo nombre, originalmente llamada Kuchelapuri o Kuchelapuram, ubicada en el Krishna District. Su origen se remonta alrededor del siglo III a.C. y fue, y continúa siendo, una viva y vibrante danza tradicional de esta región.
El génesis del Kuchipudi, como la mayoría de las danzas clásicas, es asociado con la religión. De hecho, por un largo tiempo, la danza clásica era presentada solamente en ocasiones religiosas y en las festividades anuales de ciertos templos.

En la historia del Kuchipudi existió un hombre llamado Siddhendra Yogi, y fue quien sistematizó la actual forma de la danza. Era un hombre sabio y erudito en diversas ramas del conocimiento, en especial en todo lo concerniente a la danza, la música y el arte dramático, llegando a ser un versado en el Natya Shastra. “Bhamakalapam” es una de sus más celebradas composiciones. El también reservó este arte para los hombres, enseñando solamente a los jóvenes “brahmines” de la aldea, llamados “bhagavatulos”. Se cree que el primer grupo de bhagavatulos fue formado por Siddhendra Yogi en 1502 d.C. Las materias que los estudiantes debían aprender eran las siguientes: los Vedas, Shastras, música, danza, literatura, pintura, escultura, idiomas sánscrito y telugu, confección de indumentaria teatral, ornamentos, etc. Quince familias de brahmanes han mantenido la tradición durante más de cinco siglos.

Dentro del aspecto técnico, los movimientos en Kuchipudi son vivos, ágiles y chispeantes , fluídos y redondeados, y además posee un veloz e intricado trabajo de pies. Hay un ingrediente ondulante del torso y la caja torácica, que define el estilo y, a diferencia del Bharata Natyam, muestra la “ausencia de ángulos” en sus movimientos. La fluidez con que los movimientos son ejecutados, otorga una gracia natural al aspecto nritta del Kuchipudi. Para la práctica de los adavus de Kuchipudi y también, para captar su esencia técnicamente hablando, habría que subrayar la importancia de “mantener el torso relajado”, y, de esta manera, permitirle a sus movimientos una cadencia natural y graciosa en completa armonía con los movimientos de brazos y pies, los cuales son ejecutados simultáneamente.
Uno de los más conocidos números del repertorio de solos del Kuchipudi, es el “Tarangam”. Este número tiene una muy interesante ejecución de nritta, donde la bailarina se para sobre los bordes de un plato de bronce y entrelaza distintas variaciones rítmicas moviendo el plato con mucho equilibrio. Esto es para mostrar la maestría que la bailarina posee sobre la complejidad rítmica que esta danza posee.
Una destacadísima figura de este arte en nuestros días, es el Dr. Vempati Chinna Satyam, fundador y creador de la Kuchipudi Art Academy de Chennai (antes Madrás). Este genial maestro de baile, intérprete, músico y coreógrafo, ha formado a una nueva generación de excelentes bailarines y bailarinas y ha realizado la coreografía de numerosos ballet-dramas de una notable belleza y brillantez. Vempati jugó un rol muy importante en el rejuvenecimiento y difusión de este arte. Su contribución fue y es muy importante, ya que gracias a él, el Kuchipudi recobró su vigor y reputación, luego de atravesar momentos críticos en los cuales estuvo a punto de caer en el olvido.

Como cualquier forma de arte viviente, el Kuchipudi también ha sufrido intensas transformaciones, y una de ellas, tal vez la más importante y evidente, es la fuerte presencia de la amplia mayoría de mujeres ejecutando este estilo, quedando en la actualidad sólo dos agrupaciones de bailarines profesionales masculinos o Melams (el responsable de incluir a las mujeres en esta disciplina a comienzos del siglo XX, fue el pionero Vedantam Lakshmi Narayana Sastry quien fuera maestro de Vempati Chinna Satyam). Hoy en día el Kuchipudi ha sido monopolizado por las mujeres quienes incluso interpretan roles masculinos, y, más allá de los cambios, en la actualidad este estilo disfruta de una excelente reputación como uno de los más refinados ejemplos de la danza clásica de India.
1 Dr.Vempati Chinna Satyam


Similitudes
Tanto el Bharata Natyam como el Kuchipudi siguen los preceptos del Natya Shastra y del Abhinaya Darpana. Este último, que significa “el espejo de los gestos”, es un tratado posterior al Natya Shastra y fue escrito por Nandikeshwara. En este tratado se enumeran nueve movimientos de cabeza, cuatro de cuello, y ocho clases de miradas. Se describen también veintiocho gestos que se ejecutan con una mano individualmente y veintitrés de las dos manos juntas, y la gran variedad de formas en que pueden ser combinados y utilizados. Con todos estos elementos la bailarina expresa el significado de un canto, narra una historia o interpreta diferentes personajes. Estos dos estilos comparten, al igual que los otros estilos clásicos, características comunes tales como las posiciones de los pies (Pada Bheda), los gestos de las manos (Hasta Vinyasam), y expresión facial (Abhinaya). En un sentido más amplio, el Abhinaya se compone de cuatro partes o cuatro formas de expresión: Angikabhinaya – es la expresión física, utilizando el cuerpo entero para transmitir un significado, a través de los gestos de las manos, movimientos de pies y torso, posturas, e incluso diferentes formas de caminar. Vachikabhinaya – es la expresión a través del sonido, de las palabras o el contenido de las canciones, de la música vocal y del apoyo orquestal que realza la danza. Aharyabhinaya – es la expresión externa a través del vestuario, las joyas, la decoración, la puesta en escena y otros accesorios. Satvikabhinaya – es la expresión interna que involucra estados emocionales. Es mucho más que una mera presentación práctica, aquí la bailarina se encuentra absolutamente comprometida con sus emociones más profundas que afloran desde su ser interior. Mientras los ojos se convierten en el espejo del alma, el rostro se transforma en un verdadero campo de interpretación en el que se expresan variadas emociones, las cuales, siendo naturales y espontáneas, provocan una inmediata respuesta en la audiencia. Otra característica común entre ambos estilos es el araimandi, posición básica que se realiza con las rodillas flexionadas y dirigidas hacia afuera, y, en esta posición, se ejecutan la mayoría de los pasos y posiciones. El contacto de los pies descalzos con el piso, es un rasgo muy particular de la danza india. Utilizando la planta, el talón y la media punta, los pies golpean el suelo marcando diferentes patterns rítmicos. En ambos estilos encontramos danzas de tipo Tandava (masculina o de movimientos vigorosos) y Lasya (femenina o de movimientos graciosos).
La música que acompaña tanto al Bharata Natyam como al Kuchipudi es la clásica del Sur de India llamada Carnática. Los instrumentos que componen esta orquesta son: mridangam o tambor alargado que se toca de ambos lados, flauta, violín y veena (instrumento de cuerdas muy antiguo y típico de la música clásica del sur). Un cantante interpreta las partes de música vocal y el nattuvangam dirige la orquesta marcando el ritmo con dos pequeños címbalos llamados talam, y cuando la bailarina ejecuta variaciones de nritta, la acompaña recitando solukattus (sílabas rítmicas). La bailarina también forma parte de dicha orquestación, utilizando para ello cascabeles (ghunghroo) que rodean sus tobillos, enfatizando la percusión realizada por el “mridangam” con un rítmico y preciso golpeteo de pies y también aportando gracia y vigor.
A través de la actuación e interpretación, la bailarina dá vida tanto a dioses como a demonios, animales fantásticos y fuerzas de la naturaleza, junto con las pasiones más sutiles del alma humana. El lenguaje de las manos permite la creativa interpretación de los poemas cantados, convirtiendo a las bailarinas en expresiones vivientes de los dioses y de los antiguos profetas.